Los hospitales nodriza elevarían la supervivencia de los niños con cáncer

Si un diagnóstico de cáncer en los adultos impacta, cuando se trata de un niño conmociona aún más. No solo a la familia, también a los sanitarios les cuesta asimilar que, desgraciadamente, en algo más del 20% de los casos el desenlace es fatal.

En España se registran cada año unos 1.400 nuevos casos de cáncer infantil. Una enfermedad, según la define Luis Madero, jefe de oncología del Hospital Infantil Niño Jesús, “extremadamente rara”; de hecho, se da un caso por cada 200 de adultos. Leucemia, linfoma, tumor cerebral y sarcomas de huesos y musculares son los más frecuentes entre más de 40 tipos.

Aunque la tasa de supervivencia en España es cercana al 80%, de acuerdo con Madero, podría elevarse como en otros países (Alemania y Francia, entre ellos) “si no existieran las diferencias de los 17 países que integran España”. “No es lo mismo que un médico trate solo a unos cuantos niños al año, a que lo hagan equipos multidisciplinares de los hospitales especializados que ven más de 200 casos al año”, apunta Madero.

En España se registran cada año unos 1.400 nuevos casos de cáncer infantil

“Las etapas claves deberían tratarse en hospitales de referencia”, asegura también Andrés Morales, oncólogo pediátrico del hospital Sant Joan de Déu, de Barcelona, que trata 220 nuevos casos cada año. “Los primeros meses son cruciales porque es cuando se instauran las dosis más elevadas de quimioterapia, por ejemplo, en la leucemia, y cuando surgen las mayores complicaciones (infecciones, efectos secundarios), a veces causantes del fallecimiento.

Lo mismo ocurre cuando se trata de tumores cerebrales, donde la experiencia de los cirujanos es clave pero también la del equipo de anestesistas, la UVI, la enfermería, etc., más potentes en los centros de referencia. “Concentrar el tratamiento en unos cuantos hospitales nodriza con una ubicación estratégica en el territorio nacional, que lleven la batuta, sería lo ideal”, afirma Ana Sastre, jefa de oncología pediátrica del Hospital La Paz. Entre otras cosas porque, por poner algún ejemplo, abordar la cirugía de un tumor óseo implica la actuación de médicos vasculares, cirujanos plásticos e incluso disponer de banco de huesos.

El problema surge de las trabas que ponen las comunidades autónomas, tanto las que derivan a los pacientes como las que los reciben, para asumir el gasto que supone el tratamiento y la asistencia. Aunque, según Sartre, “oficiosamente ya se hace”. La Paz trata a niños de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia o La Rioja. Además, sería una forma de reclutar más pacientes para hacer más ensayos clínicos ya que, al ser patologías poco frecuentes, es difícil la investigación y el análisis de los resultados.

Ensayos clínicos

Sant Joan de Déu. El 80% de los recursos para investigar procede de donaciones. La diana de sus ensayos son el neuroblastoma, la leucemia, el tumor cerebral DIGP (muy agresivo), el sarcoma de Ewing y el retinoblastoma. Este centro ya aplica la terapia Cart-T (inmunoterapia), que entrena al sistema inmune para reconocer las células malignas.

Hospital Niño Jesús. Los ensayos más destacados, según Moreno, responsable de esta unidad, se centran en un anticuerpo monoclonal para el tumor cerebral (nivolumab) ya aprobado por la AEM, un virus oncolítico para tumores sólidos (T-Vec) y un inhibidor de ALK (ceritinib) para el tumor sólido con alteraciones genómicas.

En Madrid, a juicio de Madero, la tasa de supervivencia es adecuada porque la atención está bien sistematizada en varios centros, como el Hospital Gregorio Marañón, el Hospital Universitario La Paz, el Doce de Octubre y el Niño Jesús. Y en Barcelona, el Hospital Sant Joan de Déu atiende al mayor número de casos de toda España. Este hospital, actualmente, está volcado en la creación de un centro de referencia en Europa (SJD Pediatric Cancer Center Barcelona), “donde solo se hablará de cáncer”, indica Morales. De paso, “atraerá el interés de los laboratorios para que investiguen más”.

El cáncer infantil es principalmente genético, con poco componente ambiental, no como en los adultos (tabaco-pulmón). “Tienes el cáncer porque te tocaba tenerlo”, considera Madero, y no se puede prevenir mediante los screenings o cribados empleados para prevenir o detectar el de adultos.

La investigación es la única vía para conseguir tratamientos más eficaces y que dejen menos secuelas, sobre todo en los casos en los que los tratamientos son de primera línea: cirugía, quimioterapia, radioterapia o incluso los trasplantes, explica Lucas Moreno, oncólogo pediátrico, investigador y responsable de la unidad de ensayos del Niño Jesús.

La tasa de supervivencia es cercana al 80%

Algunos hospitales especializados y los más grandes se han puesto las pilas en los últimos años. Aunque, según los recursos, son aún escasos porque, pese a que los laboratorios están obligados desde 2005 por ley a desarrollar ensayos también para niños, estos tienen poco retorno.

El Niño Jesús actualmente tiene en marcha 40 ensayos clínicos, el 60% de ellos impulsados por los laboratorios Novartis, BMS y Amgen. Y el Sant Joan de Déu, una veintena. La mayoría están centrados en la inmunoterapia, la terapia molecular y la viroterapia.

Fuente: Cinco Días

By | 2017-09-13T20:05:29+00:00 13 septiembre, 2017|Categories: Actualidad Económica, Cinco Días|Tags: , , , , , , |Comentarios desactivados en Los hospitales nodriza elevarían la supervivencia de los niños con cáncer