Publicado 13/02/2019 13:45:41CET

SAN SEBASTIÁN, 13 Feb. (EUROPA PRESS) –

La Ertzaintza ha detenido a siete personas, cinco hombres y dos mujeres, con edades comprendidas entre 27 y 55 años de edad, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas y ha procedido asimismo a investigar a otras cuatro tras desmantelar dos instalaciones con más de 13.000 plantas de marihuana en un pabellón de Zumaia y en un caserío de Itziar, en Deba (Gipuzkoa).

Según ha informado el departamento vasco de Seguridad, investigaciones de la Ertzaintza han permitido desmantelar dos plantaciones de cannabis con unas 13.500 de plantas de marihuana, en diferentes estados de crecimiento; 10.000 plantas distribuidas en un pabellón de la localidad de Zumaia y otras 3.500 en el interior de un caserío de Itziar (Deba), así como otros 23.000 cogollos en fase de secado.

En el dispositivo policial, llevado a cabo entre los pasados días 29 y 30 de enero, los agentes detuvieron a siete personas e identificaron a otras cuatro en calidad de investigadas. Los agentes accedieron en un operativo policial el pasado 29 de enero a dos estancias, en las cuales se encontraban dos “importantes” plantaciones de marihuana, en el momento en el que diez personas se encontraban en las instalaciones, según han explicado desde el departamento vasco de Seguridad.

Las mismas fuentes han indicado que el pabellón se encontraba preparado con focos productores de calor, tubos de aireación, ventiladores, higrómetros, termómetros, pulverizadores para la aplicación de productos y otros elementos necesarios para el cultivo, que alcanzaba un número de 10.000 plantas, “en su mayoría en un avanzado estado de crecimiento”.

Los ertzainas del operativo se incautaron también de dos armas cortas, dos pistolas automáticas con munición real en sendos cargadores. La investigación de la Ertzaintza se inició en noviembre de 2018, cuando se tuvieron indicios de los movimientos en Gipuzkoa de un supuesto grupo delincuencial dedicado al cultivo y tráfico de marihuana.

Aunque las primeras averiguaciones comenzaron en la demarcación de Hernani, finalmente el centro de cultivo y manipulación de la sustancia estupefaciente fue localizado en el citado pabellón, alquilado, en el barrio Oikia de Zumaia.

Los ertzainas dedicados al caso pudieron comprobar que la citada organización de personas había preparado, a finales del pasado año, una importante instalación para el tratamiento de la marihuana, con un tránsito de vehículos y personas dedicados en exclusiva a la presunta actividad delictiva.

Las instalaciones del barrio de Oikia en Zumaia contaban con su propio sistema de seguridad privada, con un equipo de cámaras de videovigilancia en todo el recinto, las cuales eran controladas desde unos monitores situados en un módulo exterior por una persona en labores de custodia del lugar. En el exterior del pabellón también había ubicado un generador de electricidad, alimentado por un depósito de gasoil para surtir de energía a toda la instalación.

El Departamento vasco de Seguridad ha apuntado que en las vigilancias efectuadas durante la investigación se comprobó que “las actividades del grupo se llevaban a cabo también en un caserío deshabitado de la zona de Itziar (Deba), pero al que los implicados se desplazaban de forma habitual y cuyo inmueble estaba preparado también con grandes tuberías, focos, filtros de aire y un generador eléctrico a gasoil de gran capacidad”.

Además, el 31 de enero la Ertzaintza efectuó la entrada y registro en el caserío de Itziar, en Deba, localizando en sus diferentes estancias otras 3.500 plantas de cannabis.

En el registro de la vivienda del considerado como responsable de la trama, el equipo responsable de la investigación localizó otros 23.000 cogollos en fase de secado, así como un subfusil con su munición, un revólver y una pistola de fogueo, además de “una importante cantidad de dinero en metálico y diverso material para el tratamiento de la marihuana”.

La Ertzaintza ha explicado que los implicados utilizaban una flota de vehículos en sus desplazamientos, en concreto dos furgonetas y seis coches, estacionados en las inmediaciones de la nave industrial de Zumaia. Las investigaciones continúan para esclarecer otros aspectos de esta trama delictiva y la Ertzaintza estima que, por el volumen de la explotación, la marihuana producida podría haber sido distribuida también a gran escala fuera de la Comunidad Autónoma Vasca.

Fuente: Europa Press